lunes, 16 de febrero de 2015

La fiabilidad de los dos métodos de observación de eritema no blanqueante:Categoria I úlcera de presión



Un tema que sigue estando de candente actualidad. ¿son fiables los sistemas de diagnostico de UPP de categoria I ?

El articulo publicado por Katrien Vanderwee,  Grypdonck, Dirk De Bacquer y Tom Defloor en el 2006 y titulado The reliability of two observation methods of nonblanchable erythema, Grade 1 pressure ulcer, trata de orientarnos hacia la mejor practica.


La identificación precisa de eritema no blanqueante (NBE) es esencial en la prevención de úlceras por presión.
Este estudio evaluó la fiabilidad  entre un investigador y enfermeras capacitadas en la observación de eritema  que palidece y NBE y examinó la validez predictiva y el nivel de acuerdo entre dos métodos de observación para NBE.
Los resultados sugieren que el método de disco transparente se debe preferir el método del dedo.
La fiabilidad entre entre el investigador y las enfermeros era sustancial y fue mayor para las observaciones en el sacro que para los en los talones.
El nivel y años de experiencia como enfermera  no parecen influir en la fiabilidad entre el disco de plástico transparente.
La concordancia entre el método de disco transparente y el método del dedo fue alta.
Más NBE se observó con el método de disco transparente, y el proceso dinámico era visible inmediatamente a través de el disco de plástico transparente.

Los resultados del estudio han demostrado que es importante dar una formación clara y comprensible sobre la observación de NBE. Esta sesión de entrenamiento debe consistir en una teórica parte y una parte práctica, en la que el método de observación usados se demuestra. La misma sesión de entrenamiento puede ser se aplica a todos los niveles de personal de enfermería
De este estudio, se ha hecho evidente que la observación de los talones de un paciente acostado en posición supina es difícil y puede dar lugar a errores de clasificación. Los talones deben ser observados si el paciente se encuentra en posición lateral. Esto mejorará la visibilidad de eritema en los talones.
Dadas las ventajas sugeridas del plástico transparente método de disco en la observación de NBE, este método de observación se debe preferir el método dedo.

martes, 10 de febrero de 2015

La perfusión arterial periférica: ¿es adecuada para la curación de la herida?


Articulo de DeAnna Holtman publicado en el 2008, en el que se plantea el diagnostico y el tratamiento de las ulceras de pierna.
Cabria preguntarse ....¿ si todas estas medidas están vigentes hoy en día?

 
La Enfermedad oclusiva arterial periférica- Peripheral arterial occlusive disease (PAOD) pueden inhibir gravemente o impedir la curación de las extremidades inferiores y ulceraciones del pié. La historia y los hallazgos físicos en consonancia con PAOD se examinan y las características típicas de las ulceraciones isquémicas,  venosas, y neuropáticas se comparan y contrastan. Se resumen las pruebas técnicas de diagnóstico no invasivas utilizadas actualmente para confirmar el diagnóstico de PAOD.

CONCLUSIONES
  • Un paciente con una úlcera del pie, que tenga un valor  importante de insuficiencia arterial, suficiente como para retrasar o impedir la curación, debe ser referido a un especialista vascular para una nueva evaluación. 
  • A menos que  una abrumadora infección esté presente, el desbridamiento de heridas se aplazará hasta que la perfusión arterial se haya restaurado.    
  • Mediante la eliminación de tejido necrótico se hará  una herida aún más grande, que también será incapaz de sanar. 
  •  Las úlceras arteriales y el tejido  gangrenoso seco deben mantenerse seco. Los apósitos que promueven la cicatrización húmeda de la herida tienden a promover el crecimiento bacteriano y pueden exponer la herida y los tejidos circundantes a la infección.
Además, la terapia de compresión, un pilar en el tratamiento de úlceras venosas de estasis, debe utilizarse con precaución en las ulceraciones con enfermedad oclusiva. 

  • Aquellos con un ITB (índice tobillo-brazo) de  0,8  o más puede y debe ser tratada con compresión de hasta 35 mmHg-40 mmHg. 
  • Compresión de 17 mmHg-25 mmHg pueden ser utilizados en aquellos pacientes con una ITB <0,8 pero> 0.5. 
  • La compresión (vendaje) no debe utilizarse en aquellos con una ITB <0.5.
Es importante que los médicos sean capaces de identificar con precisión las ulceraciones que no son susceptibles de curar sin revascularización. Por lo tanto, una rápida referencia a especialista vascular se puede hacer esperar a promover la preservación de las extremidades.



martes, 3 de febrero de 2015

Empleo de pomada antibiótica, parafina o nada en la cura de herida quirúrgica limpia. Cuestión a debate

Articulo que a tiene unos años pero que sigue vigente. Tendríamos que preguntarnos...... en nuestra practica diaria lo hacemos así??

Randomized clinical trial of the effect of applying ointment to surgical wounds before occlusive dressing.
Dixon AJ, Dixon MP, Dixon JB. Br J Sur. 2006;23:205-15.

Objetivos
Se ha realizado un ensayo clínico aleatorizado y enmascarado para evaluar el efecto de aplicar pomada antibiótica a una herida antes de colocar un apósito adhesivo, y se ha comparado con el efecto de no utilizar pomada o de utilizar parafina estéril.
Método. En el ensayo participaron 778 pacientes con 1.801 heridas quirúrgicas límpias. En 510 de las heridas suturadas de 247 pacientes no se aplicó pomada alguna; en 729 heridas (269 pacientes) se puso parafina, y en 562 heridas (262 pacientes) pomada con mupirocina. Tras la retirada de la sutura se valoró la infección de la herida, cicatriz, hemorragia, dehiscencia y otras complicaciones. A los 6-9 meses de la cirugía se encuestó a los pacientes para valorar las heridas, con una tasa de respuesta del 74%. 
Resultados. No hubo diferencias significativas en los resultados para los objetivos evaluados. La tasa de infección fue del 1,4% para la cura sin pomada, del 1,6% para la cura con parafina y del 2,3% para la cura con mupirocina (p = 0,490). La tasa total de complicaciones fue del 3,5, 4,7 y 4,8% para sin pomada, parafina y mupirocina, respectivamente (p = 0,590). El 10,9, 10,3 y 8,2% de los pacientes, respectivamente, tuvo una perspectiva neutral o negativa de sus heridas a los 6-9 meses de la cirugía
(p = 0,650). No hubo diferencias en el dolor postoperatorio, grado de molestias o en el nivel de satisfacción con el tratamiento.
Conclusión. Aplicar pomada en una herida quirúrgica antes de colocar un apósito oclusivo no beneficia al paciente. En vista del riesgo de resistencia antibiótica, el tratamiento con crema de mupirocina no está indicado para heridas quirúrgicas limpias.