Equipos interdisciplinares para la atención a pacientes con heridas


En el magnifico congreso EWMA-GNEAUPP 2014 que se ha celebrado la pasada  semana en Madrid, se ha presentado un documento novedoso, fruto de la colaboración de 3 sociedades científicas implicadas en el ámbito de las heridas. El documento se enfoca en el impacto que los equipos interdisciplinares tienen en la atención a pacientes con diferentes tipos de heridas, fundamentalmente crónicas.

La referencia del documento es: Moore Z., Butcher G., Corbett LQ et al. AAWC, AWMA, EWMA Position paper: Managing Wounds as a Team. J Wound Care. 2014. 23 (5 Suppl):S1-S38 y puede obtenerse gratuitamente, previo registro,  a través de la pagina web del Journal of Wound Care (en inglés).

Algunos de los puntos de este documento tienen que ver con los argumentos que desarrollé en la ponencia presentada en este congreso EWMA-GNEAUPP  sobre la implicación de las organizaciones sanitarias sobre la implementación de evidencias en el cuidado de heridas: trabajo en equipo, liderazgo y cambios en las estructuras organizativas de los entornos sanitarios donde se prestan los cuidados.


El documento se estructura en 4 apartados:

1-    Heridas  y trabajo en equipo. Conceptos y definiciones
2-    Evidencias sobre equipos interdisciplinares para el tratamiento de heridas.
3-    Barreras y  elementos facilitadores para el proceso.
4-    Un modelo de cuidados de heridas basado en equipos.

La creciente complejidad en la atención sanitaria, en la época actual, debido al incremento de la necesidad de información y de interconexiones personales, hace necesario una transición para los profesionales clínicos, desde el rol de “solista” (atención individual) al rol de “miembro de la orquesta” (atención en equipo).


Una definición de cuidados de salud en equipo serian: “la provisión de servicios de salud a individuos, familias y comunidades en la que participan al menos 2 tipos de proveedores sanitarios, que trabajan en colaboración con los pacientes y sus cuidadores, para alcanzar unos objetivos comunes (tanto en el mismo como en  diferentes entornos clínicos) , y conseguir una atención coordinada y de alta calidad.”  El concepto clave es el de equipo interdisciplinar o transdisciplinar que implica diferentes profesionales (medicina, enfermería, podología, fisioterapia, psicología, etc) , y también los pacientes, trabajando hacia objetivos comunes, más allá de los límites de cada una de las profesiones. En este enfoque, todos los miembros del equipo son igualmente importantes, incluyendo al paciente.

El documento se basa en una revisión integradora de la literatura, en la que los autores seleccionan 84 artículos publicados que tratan sobre el impacto de la atención en equipo sobre diferentes tipos de úlceras (úlceras en pie diabético, úlceras por presión, úlceras venosas en piernas y heridas crónicas en general). En estos estudios las  variables de resultado principales consideradas para valorar la eficacia de la atención son: la tasa de amputación de extremidades inferiores (en úlceras en pie diabético); las tasas de prevalencia de úlceras por presión adquiridas en el centro (en úlceras por presión); y la tasa de cicatrización (para las úlceras de pierna y las heridas crónicas en general).


Se resaltan algunos aspectos de orden práctico que  deben ser tenidos en cuenta para la implementación de una atención a pacientes con heridas basada en equipos interdisciplinares.

-       Establecer claramente las necesidades de los pacientes (considerados como clientes de la atención) como una perspectiva multidisciplinar.
-       La ubicación física del equipo, vinculada a un entorno o institución. El desarrollo de las tecnologías de información y comunicación (TICs) puede desempeñar un importante papel, para flexibilizar este aspecto, permitiendo una comunicación fluida efectiva entre profesionales y pacientes situados en diferentes entornos.
-       Mecanismos de comunicación en el equipo, bien a distancia o mediante reuniones regulares. Puesto que los pacientes son parte del equipo, deben participar en algunas de estas reuniones, no solo para ser informados, sino en el mecanismo de toma de decisiones.
-       Acceso a historia clínica de los pacientes, basada en el principio de cada profesional introduce información pero todo el quipo puede consultarla. La historia clínica en papel es poco útil para estos propósitos, y debe usarse un acceso a historia clínica electrónica.
-       La remuneración a los profesionales, es un aspecto a tener en cuenta, sobre todo en sistemas sanitarios con alto grado de privatización.
-       Cambios en la estructura de la organización, para dar soporte a este enfoque de atención basada en equipo. Existen evidencias que muestran que el trabajo en equipo en lugar de trabajar como un grupo de profesionales asalariados, no produce un aumento en los costes; más bien al contrario, la eficiencia en los procesos origina ahorro en los costes.

Pero para que un equipo interdisciplinar funcione de forma eficiente es necesario que los profesionales “quieran” trabajar en equipo. Se configuran 3 puntos clave: la experiencia en la formación universitaria básica o de grado de los profesionales clínicos (con frecuencia tiene mucho énfasis en habilidades técnicas, y muy poco en habilidades comunicativas y de trabajo en equipo); las actitudes (positivas o negativas) hacia el equipo y el respeto mutuo entro los miembros. Se considera que las estructuras muy jerarquizadas, en las que se percibe un predominio de una profesión sobre otras (habitualmente medicina sobre otras profesiones sanitarias) dificultan la creación de una dinámica de trabajo en equipo.

Como resultado de este documento, se propone un modelo general para la atención basada en equipos interdisciplinares en el cuidado de heridas. Los elementos claves que forman este modelo son: el paciente y su necesidades como centro del modelo; un profesional como mediador o representante del paciente (denominado  wound navigator) con funciones bien definidas , similar al modelo de gestión de casos; unos mecanismos claros y bien establecidos para interconsulta entre diferentes profesionales del equipo; la unificación de los datos de valoración clínica en un único plan de atención; un sistema apropiado para la remuneración de los profesionales y, todo esto, incluidos en un sistema sanitario que sea receptivo al modelo de trabajo en equipo.

Modificado de Managing Wounds as a team.
Este modelo supone todo un reto en la atención de pacientes con heridas, que pasaría de ser fragmentada, poco eficiente, circular en ocasiones, a ser una atención integrada y eficiente. ¿Será posible la aplicación práctica de este modelo, aunque sea a pequeña o media escala, en alguno de nuestros entornos sanitarios (hospitales, áreas de gestión sanitaria, distritos)?

Podeis poner vuestros comentarios y reflexiones.

Pedro L. Pancorbo Hidalgo
GNEAUPP (comite director). 
Profesor del departamento de Enfermería en la Universidad de Jaén.
Responsable del Grupo de investigación "Enfermería" CTS-464 del Plan Andaluz de Investigacion, Desarrollo e innovacion.

Comentarios

  1. Buenas tardes: Pienso que ésto se logrará poco a poco. El trabajo en equipo da mejores resultados y esto creo que nadie puede dudarlo, ya que actualmente nadie puede tener el conocimiento de todo ( y creo que nunca lo ha sido!!).
    Como dices es necesario que la gente "quiera" trabajar en equipo. Y no necesariamente indica que tenemos que estar de acuerdo individualmente, pero si debemos estarlo para lograr un objetivo común. .

    El problema somos nosotros: los profesionales, o mejor dicho las personas, es nuestro ego, es la forma en que nos crían y educan la mayoría de veces. Triunfar sin importar a cuántos dañamos en ese ascenso.
    Hablamos de la relación jerarquizada de médicos y resto equipo, pero también lo podemos extrapolar a otros grupos (por ejemplo,enfermeros o farmacéuticos) con el personal que consideran menos calificado. Obviamente no todos son así, pero el problema es que crecemos en una sociedad individualista que adora al que triunfa sólo.
    Creo que además de cursos de fisiopatologia, tratamientos, curas, etc, deberíamos recibir al menos un curso sobre trabajo en equipo y saber escuchar (!yo la primera!), aprender llevarnos mejor con los otros a nivel laboral, lógicamente iniciando esto con el llevarnos bien en nuestras casas y con nosotros mismos. Como escuché una vez hablar a Choppra sobre como alcanzar la paz en mi país dijo: La paz comienza contigo y dentro de tu casa!. El trabajo en equipo comienza en nuestros hogares, en nuestras familias, en nuestros barrios, en nuestro trabajo. etc.

    En fin, hace 50 años solo existía la cura en seco, ahora todo ha cambiado. Esto también cambiará, solo falta que muchos queramos que cambie.

    ResponderEliminar
  2. Aclaración: el anterior comentario ha sido escrito por mi y no por Santiago, no se por que quedó en su blog. Disculpen: Carmen Elena Ruiz Henao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo, Carmen Elena. Gracias por participar.

      (en la foto no quedabas muy favorecida....)

      Eliminar
  3. Estupendo artículo. Menudo reto el pactar objetivos con los pacientes, si todavía no somos capaces, en la mayoría de los casos, de pactar con otros compañeros, ni de la misma categoría!
    Ahora que estamos trabajando con las taxonomías, creo que la taxonomía NOC nos puede ayudar a establecer objetivos y a consensuarlos, primero entre los profesionales y después con el paciente, ya llegara!, pero también es fundamental que veamos los resultados de nuestra práctica diaria, y aquí la escala Resvech también es otro gran aliádo. El tiempo nos dirá como avanzamos, pero es un buen comienzo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este modelo es posible ya que hay varias experiencias psotivias en paises como Canada, Australia, con resultados muy favorables para mejorar la atencion a personas con heridas crónicas (sobre todo úlceras en piernas y pie diabetico). Lo que hace falta es un fuerte implicación institucional para su puesta en marcha.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Técnicas para medir la superficie de una úlcera; ¿son fiables?

Prevención , basada en la evidencia, de las úlceras por presión en unidades de cuidados intensivos

Visión y experiencia de enfermeras coordinadoras de unidades de heridas crónicas